ENPORTADA
A+ A A-

Cata de Albariños. La conquista de la elegancia

Valora este artículo
(0 votos)

No es exagerado afirmar que la Albariño es, junto con la Verdejo, la variedad con más posibilidades para hacer grandes blancos en España. Lo que hace tan sólo unos años era un deseo, tal vez un sueño, ahora comienza a ser una realidad. Cada año se elaboran más albariños capaces de medirse a los grandes Riesling y a vinos de otros varietales igualmente magníficos del norte de Europa. Porque ya pasada la época del reencuentro, de la recuperación de la variedad, de un mejor conocimiento y mayor experiencia en sus lugares naturales, se empieza a buscar ese vino magistral, producto de un solo pago, que, a modo de “cru”, sepa extraer toda la esencia de la uva y la personalidad del terruño. Bien es verdad que no abundan los ejemplos, o al menos tanto como quisiéramos, pero el camino emprendido por unos cuantos enólogos y bodegas inquietas bien preparadas que ambicionan ese producto que marca la diferencia es ya irreversible. La mejor bienvenida A eso se le llama entrar con buen pie. En la Denominación de Origen Rías Baixas (que produce prácticamente casi todo el Albariño de España) la cosecha de 2007 ha sido declarada como excelente, siguiendo una racha de cosechas maravillosas (declaradas igualmente excelentes) en los últimos cuatro años. Es el mejor recibimiento que se le puede ofrecer al nuevo presidente del consejo regulador, José Ramón Touriño, una vendimia excelente de bienvenida, para que quede en la memoria del buen conocedor. Es muy posible que en esta serie de vendimias notables a orillas del océano, la influencia del cambio climático tenga mucho que ver y afecte positivamente a la madurez de la uva. Pero últimamente la Albariño también viaja, sus verdes pámpanos se ven en otros viñedos del interior. Y no sólo a los alrededores de su entorno natural (en las demás zonas de Galicia desde hace años se embotella un monovarietal en la cooperativa del Ribeiro muy elegante y otro en la Adegas Moure de Ribeira Sacra) sino a lejanas tierras de Cataluña, a Costers del Segre, donde Raimat ha elaborado y embotellado un albariño que resulta original y equilibrado, aunque distinto de los nacidos a orillas del Atlántico. Cosas del terruño. La huella de la cosecha Más de setenta vinos catados para la ocasión nos indican que en general hay una mayor elegancia en esta cosecha que en la anterior. Es verdad que no poseen esa estructura, esas bocas grasas y esa esperanza de futuro que ofrece la añada de 2006, pero está claro que siendo las dos tildadas de excelentes, cada vendimia se expresa de diferente forma. Los vinos que más han gustado han sido los siguientes: vamos primero con los que mantienen cada añada una regularidad prodigiosa al cabo de muchos años de trabajo. Do Ferreiro, un prodigio de equilibrio; Pazo de Señorans, bien estructurado y graso: mejor, al menos, guardar un par de años en botella; Palacio de Fefiñanes III Lustros, un vino con capacidad de envejecer casi eternamente. Adegas Galegas propone un D. Pedro de Soutomaior equilibrado y elegante; Pazo de Barrantes, un vino pleno de frescura con una fina acidez que le prolonga la vida. Martín Códax, un albariño muy varietal. Uno de los más expresivos y concentrados es el de Agrobazán, D. Álvaro de Bazán. Gusta la encantadora y compleja nariz del Viña Baladiña que elabora María Sineiro, que en cierto sentido recuerda vinos más septentrionales. Nos ha sorprendido además con sus Burbujas de Baladiña, espumoso muy fino, fresco y agradable. Como novedad, resaltar el de Adegas Castro Bey, Sin Palabras: más o menos así nos ha dejado por su finura y la acentuada mineralidad que muestra. También novedoso es el de Eladio Piñeiro, Frore de Carme, desde la curiosa botella a su tapón de cristal para evitar contaminaciones indeseables. De Meaño (en Pontevedra) nos llega una pequeña producción de la bodega Zárate llamada El Palomar que nos ha complacido por su fuerza y buena estructura. Un vino con grandes aptitudes para pasar una larga temporada en botella y que además está listo para disfrutarlo en estos momentos es el 3 Crianzas de Mayor de Mendoza, un modelo de complicada artesanía de encaje de bolillos. En fin, hay muchos más que el limitado espacio no permite nombrar, pero lo mejor del albariño hoy es que hay una amplia oferta según la necesidad o el capricho de nuestro paladar. Desde los más sencillos, refrescantes y vivos, que recogen los intensos aromas varietales, hasta los más profundos, capaces de envejecer maravillosamente y brindar ese buqué complejo que sólo ofrecen los grandes varietales.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de rellenar los campos obligatorios.

cintillo buscador web
publicidad

Gastropub Lilium
José Antonio, 103
Arrecife (Lanzarote)
T.650 148 471

 

ver todos

Contactar

Email:
Asunto:
Mensaje
Anti-Spam: ¿Cuál es la capital de España?

OpusWine S.L.
Camino de Húmera, 18-E
Colonia Los Ángeles
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid)
Tel. 915 120 768

Fax. 915 183 783
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Copyright 2017. Es una publicación de OpusWine S.L | Powered by Activa10