ENPORTADA
A+ A A-

Los mejores tintos “roble” Un eslabón necesario

Valora este artículo
(0 votos)

Desde hace años, un nuevo tipo de vino alegra nuestras copas. Va de tribu experta, adulta y sin complejos, alardea de sus atributos con esa osadía juvenil de querer comerse el mundo, de agradar a base de exhibir vivos colores, músculos y aromas. Se comporta como si creyera que su fuerza y vitalidad no se acabarán jamás. Es el llamado tinto “roble”, un vino basado en la libre expresión de su frutosidad, sin que la suave crianza en barrica a la que se somete distorsione su potente expresividad varietal. Atrae con su extraordinaria gama aromática, con su toque de madera justo para ser su sostén tánico y servir de deleite aromático, con su vigor sostenido, aunque nada agresivo, para que el trago resulte gozoso. Desde hace bastante tiempo puebla las estanterías de las vinotecas y las mesas de los restaurantes con tanto éxito que con frecuencia es consumido antes de que la nueva cosecha lo sustituya. De ese modo se puede disfrutar de un vino joven más tiempo, pues en algunos casos llega a aguantar hasta tres o cuatro años. En la terminología que emplean las denominaciones de origen, es un tipo de vino que no está contemplado, no es vino joven en el sentido estricto de la palabra ni tampoco en su tipología, porque gracias a su aporte tánico pueden conservarse un par de años más sin problemas. Tampoco pertenece a los llamados “crianza”, ya que generalmente poseen menos de los seis meses que exige la ley. Simplemente es el eslabón necesario para que el consumidor pase del tinto joven a otras crianzas con mayor complejidad. Un tipo que convence Una ojeada al panorama nacional nos hace deducir inmediatamente que este vino tinto convence a todos: a las bodegas, porque no tienen que tener tanto capital inmovilizado para ofrecer sus vinos más hechos, y, sobre todo, al consumidor, que habitualmente disfruta de los vinos donde prima la juventud y deja para ocasiones especiales aquellos productos de más enjundia y mayor complejidad. Especialmente de aquellas denominaciones de origen que fueron pioneras en “aligerar” sus crianzas, como Ribera del Duero y Castilla-La Mancha, en especial su Vino de la Tierra de Castilla, nomenclatura donde se refugian la mayoría de los vinos de corte moderno de esa comunidad. La Ribera los puso de moda en buena hora y su éxito fue tan rotundo que hay bodegas que ya no se conciben sin sus afamados “roble”. Como Pago de los Canónigos, que a pesar del formidable peso y calidad de todos sus productos, tiene el éxito asegurado con su “roble”. Otro tanto ocurre con la bodega de los Hermanos Sastre, con el Bracamonte que elabora el grupo Yllera, con Carmelo Rodero, con el único ribereño (hasta la fecha) que nace en la provincia de Segovia, el Pérez Veros. Una variada e irresistible oferta Se pueden encontrar tintos “roble” de las zonas más diversas y de las variedades más extrañas. Desde Requena nos llega ese raro Pinot Noir llamado Bassus que determina la excelente visión de futuro de Pablo Osorio, enólogo de ideas claras. Si miramos la excelente disposición de la Mencía berciana que parece hecha a la medida para elaborar este tipo de vinos, muy bueno el Pétalos del Bierzo, así como el Baltos y el Pittacum. ¡Y qué decir de La Mancha, donde proliferan estos vinos de gran calidad a unos precios realmente tentadores! Uno de ellos, el Misterio de Fontana, está tan bien presentado que parece necesario mirar dos veces el precio para estar seguro de no haberse equivocado. Proliferan también en las islas Canarias, donde parece que la Listán se encuentra muy a gusto si siente sólo el perfume del roble. Un buen ejemplo es el magnífico Gran Tehyda, de la Orotava. Un vino que ya desde su nombre y su moderno look parece acercarse a la juventud es el cariñena Blue Jeans que elabora la nueva bodega Prinur. Fresco, vivo, apetecible y perfumado. Si a estas alturas alguien no se cree todavía la revolución que ha tenido el sureste y la Monastrell, que pruebe el jumillano Casa Castillo o el yeclano Hécula de la bodega Castaño. Quedará plenamente convencido. Y sobre todo se rendirá al placer entre originales perfumes y taninos de seda. Hay bastantes más para resaltar, y sólo el poco espacio de que disponemos nos lo impide. Por eso no se extrañe, amigo lector, de la proliferación manitas en la cata (símbolo que utilizamos para definir la relación calidad-precio de los vinos probados), inusual en cualquier número que no trate de vinos de este porte. No nos ha dado un ataque de generosidad, es que la mayoría de estos vinos sin duda lo merecen. Prueben y comprueben.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de rellenar los campos obligatorios.

cintillo buscador web
publicidad

Bodegas Leopoldo
San Jaime, 3
Ondara
T.965 766 314
www.bodegasleopoldo.com

 

ver todos

Contactar

Email:
Asunto:
Mensaje
Anti-Spam: ¿Cuál es la capital de España?

OpusWine S.L.
Camino de Húmera, 18-E
Colonia Los Ángeles
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid)
Tel. 915 120 768

Fax. 915 183 783
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Copyright 2017. Es una publicación de OpusWine S.L | Powered by Activa10