ENPORTADA
A+ A A-

Jóvenes promesas. Ha nacido el vino nuevo

Valora este artículo
(0 votos)

Tienen estos juveniles vinos tal exceso de colores, tal despliegue de aromas, frutosos, florales, de hierbas, de golosinas, ofrecen tales sensaciones de vibrante juventud en el paladar, derrochan tanta naturalidad intrínseca, que se puede llegar a pensar que su elaboración, cuidado y puesta a punto sólo es producto de la naturaleza, que aparentemente es el zumo extraído directamente de la uva, que el elaborador únicamente ha tenido que estrujar la materia prima. Pues no. Para llegar a crear, a formar unos de estos excelentes vinos de maceración carbónica que tanto proliferan en la actualidad en España, se necesita una gran experiencia, una dedicación plena, bastante tecnología y sobre todo una materia prima sana, y si es de gran calidad, mejor. Como producto sacado de la tierra, también le afecta considerablemente el curso del año climático y como ejemplo valga la cosecha del pasado 2008. Una añada bien difícil, sobre todo en el tramo final, cuando en algunas zonas parecía que nunca llegaría la maduración. Los primeros latidos del año Es muy grato constatar que, a pesar de ese atraso en la vendimia, cada vez se cuida más su elaboración. En la reciente edición de Primer, celebrado el pasado mes de diciembre en Madrid, disfrutamos de vinos de paladar muy bien equilibrado, nada agresivos, con una impensable suavidad (y eso que había alguno con síntomas de venir directamente del depósito de fermentación). En estos momentos los vinos que mejor expresan su carácter frutal son los canarios, ayudados por el hecho de que la vendimia en las islas generalmente se adelanta unas fechas. El Viña Norte elaborado con Listán Negro es un claro ejemplo, con su magnífica fruta a flor de piel, su cuerpo sedoso y su armonía. También nos llega desde La Palma un vino en el que la estrella principal es la Negramol, suave y aromática. Desde las otras islas, las Baleares, nos regala los sentidos Macia Batle, un tinto exótico, de profundos aromas de especias dulces (canela) y plácido paso de boca. La Mancha, con sus múltiples facetas varietales, se ha convertido en un semillero de vinos jóvenes donde poder elegir el sabor deseado: hay muy buenos tempranillos, como el que hace Centro Españolas; el Señorío de Guadianeja, de Vinícola de Castilla, o el Paso a Paso. También encontramos alguno con la variedad Syrah como dominante, como el que nos brindan los toledanos de Tavera, o sorprendentes garnachas tintoreras, como el Tintoralba, de la cooperativa Santa Quiteria, de Higueruela. Además, un amplio abanico que recoge prácticamente todo el catálogo de la vitis vinifera. El ya clásico yeclano Castaño nos acerca con acierto a la evidente frutosidad de una extraordinaria Monastrell. Y como experiencia exótica, podemos acercarnos a la profundidad de una Garnacha almeriense elaborada por Cortijo de la Vieja y que se llama Iniza. Viaje a la raíz del “cosechero” Allí donde la tradición nos cuenta que surgen estos vinos no se relaja el bodeguero. Aquel dicho de “cría buena fama...” no va con elaboradores exigentes como Pablo Martínez, que este año ha elaborado un excelente tinto llamado Aladro. O como Florentino Martínez, que con su Luberri nos descubre una gran regularidad, o Fernando Remírez de Ganuza, con su Erre Punto, más costoso de hacer que el encaje de bolillos. Amador Escudero nos brinda otra versión riojana donde la Garnacha brilla y cuya influencia se aprecia en su fresco y fluido Solar de Bécquer. Toro se puede disfrutar en dos versiones: la heavy que nos ofrece Estancia Piedra con su Azul (mi experiencia es que aguanta al menos tres años sin inmutarse) y la versión suave de Tempranillo que nos trae Fariña, en estos momentos en plenitud. Aragón siempre está bien representado en este tipo de vinos. Desde Cariñena, Santiago Gracia nos trae su Solar de Urbezo con un trío de protagonistas: la Syrah, la Garnacha y la Tempranillo. En Campo de Borja, Borsao hace un buen tinto con sus sorprendentes garnachas centenarias. Nos hemos permitido traer a estas páginas algunos vinos de la añada 2008 elaborados de forma tradicional. El número de MiVino de enero, durante tantos años dedicado a la maceración carbónica, sufre así una ligera renovación. Las dificultades de maduración de la uva causadas por el clima han motivado que buena parte de estos gozosos vinos no estén a punto a estas alturas del año. Perdemos pureza, pero ganamos colorido y versatilidad.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de rellenar los campos obligatorios.

cintillo buscador web
publicidad

El Celler de Peranigas - Q8
Ctra. de Mata de Pera,Km 1,75
Tarrasa
T.937 355 133

 

ver todos

Contactar

Email:
Asunto:
Mensaje
Anti-Spam: ¿Cuál es la capital de España?

OpusWine S.L.
Camino de Húmera, 18-E
Colonia Los Ángeles
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid)
Tel. 915 120 768

Fax. 915 183 783
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Copyright 2017. Es una publicación de OpusWine S.L | Powered by Activa10